In Agenda

“Bienvenidos al torneo internacional del Nakba”, muestra un cartel que acompaña el ingreso de las selecciones de Jordania y Palestina a la cancha, mientras la tribuna de hombres canta: “Venceremos con la ayuda de Dios”.

La película documental ¡Yallah! ¡Yallah!, “Fútbol, pasión y lucha”, de Fernando Romanazzo y Cristian Pirovano, con fecha de estreno el jueves 24 de mayo en el cine Gaumont (Av. Rivadavia 1635), funciona como pasaporte de doble frontera, deportiva y política, cuya estrategia de cámara narra una posible táctica fragmentaria de seis personas que luchan por la vida, por superar las presiones, las equivocaciones y no sólo recuperar la pelota sino también la salud mental en el juego, la libertad de los campos, el cese de los enfrentamientos y conseguir el dinero suficiente para apoyar una liga con cinco clásicos.

Los sucesos significativos son variados entre las voces que cuentan historias, alrededor de una bandera en alto y de un partido de fútbol por la supervivencia en la región de la resistencia palestina: un entrenador toma el tiempo, un club islámico entra en clausura, detienen al mejor jugador de la Selección de Palestina en la frontera de Gaza, la ocupación reprime una marcha, una mujer que trabaja en una asociación de fútbol intenta conseguir los permisos o liberar a detenidos “sin causa”, en el campo de la franja. Hay niños y niñas jugando y preguntándose por la existencia, en este espacio complejo donde el “fútbol (puede ser) considerado terrorismo total”, con la otra cara como contrapartida: el amor, la hazaña y la forma de vida. ¿Cómo representar y transmitir la lucha palestina a través del cine?

Con una cámara que entrevista de modo sensible y cuidadoso, el ojo se detiene en los escombros extramuro, entra a la intimidad de los hogares y además exhibe un álbum con paisajes de difícil acceso. Este film reconstruye las dificultades presentes de los palestinos en primera persona en sus espacios privados, públicos y de trabajo que rememoran sus hábitos y los espacios que transitaban en otros años. La tarea de los directores estuvo y está en las fronteras: entre lo personal/familiar y lo social/político, desde donde podemos encontrar un vínculo entre lo particular y lo universal, en el pasado/presente, de un espacio donde “siempre hay problemas”.

El territorio Palestina-Israel, debido a la transformación del espacio por la ocupación, traza un mapa distintivo, una fotografía imperiosa, mostrado en la película desde su inicio: la frontera múltiple, el muro de ocho metros de altura, los “checkpoints”, los circuitos de apartheid, las cámaras de seguridad, las rutas divididas y la panorámica de la demolición de casas. Este paisaje del pasado se impone a la cámara casi sin poder delimitar su temporalidad en la cancha de juego, antes o después de que en los vestuarios se reafirme la importancia del partido, la reputación que (se) pone en juego y el rezo por el resultado favorable.

El análisis del espacio y del tiempo en el cine sobre Palestina es un tópico ineludible a la hora de escribir sobre este territorio. Así fue analizado en la revista iberoamericana de investigación y análisis de cultura palestina, Al Zeytun, en un minucioso artículo de Maia Vargas, en el que se profundiza sobre las dos categorías espacio/tiempo. “Existir es resistir”, se dice en la causa palestina y allí está el lema en el sello de una ciudad con la “gomera” como marca de la resistencia. Aquí estará dado por la pelota, el hilo de la narración.

“Realidad y espectáculo, tecnología, guerra, máquinas, todo se confunde, dentro de la guerra como juego”, cuando los impactos son mayores y la amenaza es otorgada por noche de los soldados israelíes que “vienen a hacer detenciones sin motivos”, cuenta un jugador con los ojos entristecidos por el despliegue en las zonas de combate. En este sentido, ¡Yallah! ¡Yallah! representa un viaje visual posible para entender parte del conflicto actual, desde estas historias civiles que rodean al fútbol en 2017, hoy, después de seis semanas de protestas junto a la frontera con Israel, la brutal represión y masacre del 14 de mayo, día en que los Estados Unidos inauguraban la embajada en Jerusalem y el proceso de paz no llegó ni llega.

¿Cómo jugar fútbol en destrucción constante? ¿Cómo es la vida en el peligro de la noche de detención o bombardeo? El recuerdo de la fatídica oscuridad de 2002 cuando los tanques israelíes disparaban sin discreción no va a faltar en este film, que construye una síntesis no sólo de historias particulares. Tanto Romanazzo como Pirovano, junto a todo su equipo de la Argentina y de Palestina, elabora o recrea identidades universales, nacionales o individuales, para “hacerse ver” y autocontarse, tensionando las miradas establecidas sobre Palestina, que suele ser caracterizada por la negativa, es decir “como aquello que Israel no es”: destierro, dispersión de su cultura, violación de sus derechos. En ¡Yallah! ¡Yallah” se logra generar un relato “positivo”, una comunidad deportiva que lucha con pasión esa forma de reconstrucción de identidad a través de estas imágenes en el campo, donde la memoria sobrevive en un tiempo muy propio.

La pelota será la marca de principio a fin de este particular álbum de fútbol, al costado de las líneas titulares de noticias de “rojo sangre” y represión en Al-Walaya, en un documental que rodará por la pantalla argentina, producido por Aqueronte con el apoyo de Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), la Embajada Palestina en Argentina, Documentalistas Argentinos (DOCA), Cinevivo Cine Fértil–LatinArab, Prixma Group diseño comunicacional, Pomeranec Música y Sonido, Puente Films y La Haye Post.

¡Yallah! ¡Yallah! (2017, 75 min, Documental), de Cristian Pirovano y Fernando Romanazzo, (producción Aqueronte), se estrena el jueves 24 de mayo en el cine Gaumont (Rivadavia 1635). Horarios: 16 y 21:15.

Protagonistas: Abed-Fatah Arar, Roberto Kettlun, Yosef Alazzah, Susan Shalabi, Nabeel Hrob, Mohammad Abu Sulaiman, Eyad Abu Garguood.

Recent Posts
Contactanos

Nos interesa tu opinión! Por favor escribinos y te responderemos a la brevedad!

Not readable? Change text. captcha txt