In Actualidad

Claudia Neira, militante peronista, Directora del Banco de la Ciudad (por la oposición), legisladora porteña período 2011-2015.

-En estos momentos donde nos intentan imponer nuevamente recetas neoliberales, ahora de la mano del FMI y surge la necesidad de construir un proyecto alternativo desde el campo nacional y popular, vos tirás sobre la mesa el concepto de “peronismo inteligente” ¿nos podés compartir tus reflexiones al respecto?

Claudia Neira: -Desde hace un tiempo un sector del peronismo se ha caracterizado a sí mismo como “peronismo racional” marcando una diferencia con los sectores kirchneristas que, por contraposición, tendrían posiciones menos dispuestas al diálogo o más “irracionales”. Me parece que esa dicotomía le hace muy mal al peronismo y particularmente al país. En primer lugar, porque mientras nos diferenciamos, la Argentina está al borde del precipicio y, además, porque la crisis de estos días ha demostrado que las verdaderas diferencias, las que hacen al destino de nuestro país, están en otro lado.
Por eso yo creo que acá no se trata de ser “racionales”, ni tampoco de hacer una política testimonial. Lo que se necesita en este momento es que surjan liderazgos y eso requiere una enorme voluntad política que asuma el desafío de volver al poder. Se requiere estrategia, pero también osadía.
Entonces es ahí donde creo que lo que hay que retomar es la senda de un “peronismo inteligente”. Un peronismo que no quede atrapado en esquemas cerrados: ni en la resistencia, ni en la negociación. Lo que hace falta es, en medio de la debacle de este gobierno votado por el pueblo, prepararse y construir seriamente un proyecto que pueda sacar al país adelante.
Creo que necesitamos generar más ideas y anclarnos menos en lo que ya sabemos. Más escucha y debate hacia afuera, menos hablarnos entre nosotros. Necesitamos más construcción de agenda de futuro y menos efemérides. Hay que hacer las cosas mejor de lo que las hicimos y eso requiere formación y esfuerzo.
No podemos seguir viviendo de lo que hicieron quienes nos precedieron. Es necesario conocer el pensamiento de Perón, de Evita, de Jauretche o de Scalabrini; pero también es necesario ponerse a trabajar como lo hicieron ellos, para dar respuestas inteligentes a los problemas de nuestro tiempo.

-Hablás de que hay que pensar al trabajo no solo desde un tipo de modelo productivo sino en función de un proyecto de país. ¿Cuáles serían las variables que hay que tener en cuenta para que las y los trabajadores vuelvan a constituirse en el eje vertebrador de ese proyecto?

CN: -Lo que vengo sosteniendo es la necesidad de repensar el trabajo desde el peronismo. No podemos responder a las propuestas de Cambiemos, que son recetas caducas que ya fracasaron en todos los países donde se implementaron, con modelos que funcionaron en un mundo muy diferente del actual.
Es necesario reconocer que la revolución tecnológica es imparable y que va a traer cambios inexorables. Ahora bien, prepararse implica pensar no sólo en capacitar sectores para el nuevo trabajo, sino también en desarrollar sectores que absorban a los trabajadores con menor capacitación. Por otra parte, la renta básica puede ser un piso de ingresos, pero no puede suplantar el trabajo, porque no sólo es un problema de ingresos sino también de proyecto de vida de las personas y de vida en comunidad.
Nuestra sociedad requiere del trabajo no sólo para su desarrollo económico sino también para su desarrollo social.

-Con la experiencia que te dio la banca en la legislatura porteña y tu militancia en este distrito ¿qué opinás sobre las políticas del oficialismo y cuáles son para vos los problemas más urgentes a resolver para los y las porteñas?

CN: -La Ciudad tiene grandes problemas en relación con su presupuesto y con su potencial. Algunos problemas de arrastre y otros que tienen que ver con áreas que no tienen relevancia electoral y por eso, tal vez, se descuiden, como la salud.
Un tema donde creo que no se encuentra el rumbo es la educación. El Gobierno tiene un discurso transformador y moderno pero, en la práctica, no logra plasmar un proyecto viable y no deja de cometer errores.
Por otra parte, creo que hay problemas como el tránsito o la basura (donde en algún momento se hicieron avances) que empiezan a ser crónicos.
No obstante, Larreta muestra un despliegue interesante de gestión y ha encarado grandes obras públicas y un proceso de urbanización de villas que, más allá de las diferencias que una pueda plantear, es importante.
Es indudable que hoy, los problemas más urgentes de la Ciudad tienen que ver con las políticas nacionales que están destruyendo a la clase media y a las pymes y que, como muestran los indicadores de inflación y de desempleo, impactan en la vida de los porteños y las porteñas.

-¿Es posible para el peronismo disputar electoralmente este distrito en el 2019?

CN: -Por lo que decía antes creo que en la Ciudad las y los porteños van a estar abiertos a un proyecto diferente del PRO. No ya por problemas de la gestión de Larreta sino por agotamiento de un proyecto político que los está lastimando mucho, con tarifas impagables, negocios que cierran, pymes inviables y familias que no llegan a fin de mes. Será necesaria, nuevamente, mucha inteligencia por parte del peronismo para trabajar en una alternativa opositora que tenga posibilidades de ganar. Apertura, escucha y estrategia: tres condiciones indispensables que hasta ahora no logramos en la Ciudad.

Recent Posts
Contactanos

Nos interesa tu opinión! Por favor escribinos y te responderemos a la brevedad!

Not readable? Change text. captcha txt