In Actualidad

Enero de 1959, el presidente Arturo Frondizi se alineaba a la política de los Estados Unidos y al FMI. Esto implicaba la privatización del Frigorífico Nacional Lisandro de la Torre con consecuente despido de obreros, el aumento de la explotación y la liquidación del organismo regulador del precio de la carne. Una política destinada a compensar a la burguesía agraria.

Mataderos comenzó a convulsionarse por los acontecimientos porque para los miles de trabajadorxs, el frigorífico era centro de vida junto a la actividad del Mercado Nacional. Los 8000 obreros liderados por Sebastián Borro, en asamblea, votaron la toma del establecimiento.

Realizaron un paro por tiempo indeterminado en apoyo a la lucha. En los alrededores, comenzabaa concentrarse el barrio en respaldo a los trabajadores.
Luego de dos días de la toma, unos 1500 policías, la acción de Gendarmería y el Ejército reprimieron a los obreros con sus cuatro tanques, uno de los cuales atropelló el portón para entrar. Reunidos en el patio, los trabajadores cantaron el himno nacional, antes de que se desatara la brutal represión.

Tras el desalojo violento, la resistencia se trasladó al barrio y por varios días participó el conjunto de los vecinos. Los comercios permanecían cerrados, se usaban colectivos para construir las barricadas, se apedreaban los carros hidrantes con adoquines y también se hacían cortes de energía nocturnos para dificultar la represión. Todos los vecinos estaban en lucha, lo que provocó que la policía no pudiera ingresar al barrio.

Es una certeza que la toma del Frigorífico pasó a ser un hito de las luchas obreras y populares de la Argentina. Y vale recordar, también, que la huelga nunca se levantó. El acompañamiento de las y los habitantes de Mataderos patentiza un hecho que siempre quedará en la memoria de un barrio de resistencia, lucha y de clara identidad peronista.

De la gesta a la memoria colectiva

Más allá del hito, desde hace un tiempo, el recuerdo reúne cada enero a organizaciones políticas y sociales de la comuna para organizar el acto conmemorativo. Lorena “la Tana” Crespo, referente de Unidad Ciudadana en la Comuna 9 e integrante del Departamento de Cultura y Educación del Club Atlético Nueva Chicago, detalla a Enclaveciudad: “Cada 16 de enero desde hace nueve años tanto vecinos como organizaciones, junto a la familia de Sebastián Borro y los ex trabajadores del frigorífico conmemoramos, en Mataderos, la Toma del Frigorífico Nacional Lisandro de la Torre.”

La idea surgió en 2009, cuando se cumplieron los 50 años y, a causa de la repercusión que tuvo el acto, “decidimos hacerlo cada enero para afianzar la identidad barrial, sobre todo en las nuevas generaciones”, enfatiza Crespo, y puntualiza que desean “reivindicar la figura de Sebastián Borro como modelo del sindicalismo democrático, insobornable y combativo y como figura de lealtad al Gral. Perón en plena Resistencia.”

Este año se cumplieron 59 años de la toma. El acto conmemorativo se viene armando desde que se conformó la Comisión de Homenaje Permanente a la huelga del Frigorífico, integrada por clubes de barrio, organizaciones políticas y vecinas y vecinos.

Explica Juan José Chávez, secretario general del Club Cárdenas y militante de la agrupación Militancia Peronista del Frente de Nuevo Espacio de Participación (NEP): “El frigorífico y el Mercado de Hacienda son piedras fundamentales del barrio de Mataderos. Es parte de nuestra identidad barrial.”

“Patria sí, Colonia, no”

El barrio empezó a tomar forma con la llegada del mercado cuando se empezaron a lotear los terrenos. El frigorífico y el mercado estaban unidos, antes de que la avenida Directorio los separase.
Chávez resalta su importancia encarnizada y explica: “Nosotros somos hijos de arrieros y nos criamos con esa identidad. Somos un barrio obrero. La huelga del Lisandro de la Torre no fue aislada, el país venía con una clara defensa de los derechos de los trabajadores. Por esos días se escuchaba la consigna ‘Patria sí, Colonia no’.”

Este acto es de vital importancia porque une a los vecinos con la militancia y los sindicatos.
“Escuchar los testimonios de esa época, es uno de los acontecimientos más conmovedores y emocionantes”, afirma Chávez.

 

Recent Posts
Contactanos

Nos interesa tu opinión! Por favor escribinos y te responderemos a la brevedad!

Not readable? Change text. captcha txt