In Actualidad

Alejandro Barrios, economista, docente de la Universidad de Buenos Aires, de la Universidad de Moreno y de la Universidad Metropolitana por la Educación y el Trabajo, integrante de El Sur no espera.

La crisis de la economía real, la que refiere a la producción, la distribución y el consumo, no empezó en 2018, sino en 2016. La actividad económica en este último año cayó -2,2% y, dentro de ella, la inversión productiva o formación bruta de capital fijo lo hizo en -5,1%.

En el año 2017 hubo una recuperación. No porque el gobierno nacional se ocupó de la industria, de las economías regionales o del consumo general, sino porque quiso ganar las elecciones intermedias y se puso keynesiano, expandiendo la obra pública, logrando un fuerte crecimiento de la construcción y de la industria vinculada a este sector: cemento, hierro, aluminio, etc.

Una vez obtenida la voluntad popular, el gobierno nacional se sinceró y empezó a aplicar lo que verdaderamente siente como propio: el ajuste en los ingresos de los hogares argentinos para transferírselos al capital. Esto es una constante en nuestra historia, los gobiernos liberales desempatan lo que el pueblo con esfuerzo había logrado: empatar.

Una de las mejores herencias del período 2003-2015 fue volver a construir una sociedad empatada, en lo que a distribución funcional o primaria refiere: Salarios/PIB = 50%. En términos de distribución secundaria o poblacional habíamos logrado que la desigualdad entre el 1º Quintil (el 20% más pobre de nuestra sociedad) y el 5º Quintil (el 20% más rico de nuestra sociedad) volviera a ser de un dígito, acercándonos a nuestro mejor pasado: en el año 1974 la desigualdad fue de 7 veces.

Cambiemos, con la dirección del PRO y la obsecuencia del radicalismo, está desempatando nuevamente a nuestra sociedad.

Fuente: INDEC.

Los datos del gráfico anterior todavía no captan lo que está sucediendo en la economía real (desempleo y baja de salarios reales) en el 2º trimestre y lo que resta del 2018.

Como se podrá observar en el cuadro siguiente los salarios del sector privado registrados en el período junio 2017 a junio 2018 aumentaron 25,0% y los del sector público lo hicieron en 20,6%, por lo que el total de asalariados registrados mejoraron sus ingresos nominales en 22,8%.

En el mismo período (junio 2017 a junio 2018), el índice de precios al consumidor y los componentes más básicos (comida, vivienda y transporte) tuvieron las siguientes variaciones: IPC 29,5%; Alimentos 27,5%; Vivienda, Gas, Electricidad y Agua 48,5%; Transporte 36,8%.

Índice de Salarios y sus variaciones versus variaciones del IPC

 

Fuente: INDEC.

Estas variaciones de los ingresos versus las de los precios de los principales satisfactores de las necesidades básicas generan una retracción en los niveles de igualdad que con tanto esfuerzo se habían morigerado en el período 2003-2015.

En efecto, como se puede observar en el cuadro que sigue, la tendencia decreciente de la desigualdad que habíamos logrado hasta el 2015, ha vuelto a tener un incremento. No sólo que pierden ingresos las personas del quintil más pobre (de 5,8% a 5,3% del PIB), sino que también pierden ingresos las personas que componen los tres quintiles de ingresos medios (de 51,0% a 48,9% del PIB). Obviamente que, si cuatro quintiles pierden es porque uno solo gana: las personas que forman parte del quinto quintil son las ganadoras de este modelo (de 43,1% a 45,8% del PIB). Es innegable que el actual gobierno es un gobierno de y para los ricos.

 

Los datos oficiales (INDEC) de la producción industrial a junio de 2018, nos advierten que todo lo dicho anteriormente no alcanza a dimensionar la crisis que enfrentarán la mayoría de los hogares argentinos en los próximos meses.

El estimador mensual industrial (EMI) en junio del corriente año, respecto a junio del 2017, presentó una caída de -8,1%. Los principales componentes del indicador permiten anticipar mayores problemas de empleos y de ingresos para las personas ocupadas en dichos sectores productivos. En el mismo período Alimentos cae -5,4%, Textiles lo hace en -10,8%, Petróleo en -19,9%, Químicos en -10,0% y Automotriz en -11,8%.

En estos 32 meses de gobierno, CAMBIEMOS no se ocupó de la producción, ni los ingresos, ni del consumo popular, sólo se ocupó del financiamiento externo de su modelo insolvente.

La corrida cambiaria desde mayo hasta estos días nos informa que ni siquiera pueden hacerse cargo de la única tarea que tenían como prioridad: el endeudamiento externo para proveer de dólares a los actores locales que los compran y los fugan.

Son esos actores y no las víctimas de su modelo (trabajadorxs, jubiladxs y niñxs) los que están desestabilizando su gobierno. Las víctimas están siendo muy respetuosas de la institucionalidad y, por ahora, se limitan a movilizarse y protestar pacíficamente ante tanta injusticia. Son los amigos del gobierno los que están llevándose las reservas del Banco Central a sus cuentas personales en el exterior. Ellos son, como en 1989, 2001 y ahora, los desestabilizadores.

Recent Posts
Contactanos

Nos interesa tu opinión! Por favor escribinos y te responderemos a la brevedad!

Not readable? Change text. captcha txt