In Agenda

Desde Santiago de Chile, Boris Hau, abogado investigador del Observatorio de Justicia Transicional de la Universidad Diego Portales

 

En el año 2017 se emitió por televisión la serie “Una historia necesaria”. Una emisión que no fue por televisión abierta, donde atiende el público masivo sino por un canal por cable. Ningún canal de televisión abierta estuvo dispuesto a transmitirla. Ninguno de ellos se atrevió a dar a conocer 16 relatos sobre violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes de la dictadura. Repito, ningún canal se atrevió, habiendo pasado 27 años del fin de la dictadura, a dar a conocer los crímenes de Pinochet.

 

Sin embargo, un año después esta serie fue premiada, obtuvo un premio Emmy Internacional en la categoría “Serie de forma corta”. Los realizadores participaron de la premiación. Ellos no olvidaron que solo un canal por cable aceptó transmitir esta serie, no así la televisión masiva. A esa modalidad de emisión se sumó la posibilidad de verla a través de un canal de YouTube, de este modo la serie fue además compartida por las redes sociales.

Pero dar a conocer historias donde la memoria es protagonista fue objeto de polémica. Cada capítulo narraba la historia de una víctima y se presentaba al final de la emisión una importante información. Se entregaba una imagen con los rostros de los agentes de la dictadura que habían sido condenados por los tribunales por el caso relatado. Mostrar los rostros de los criminales condenados y señalar la pena de los años de prisión que debían cumplir molestó.  Cuando la televisión la emitió, quiso imponer su propia memoria del caso y eliminó la información judicial, no mostró los rostros de los condenados por los más graves crímenes (no así la emisión por la plataforma youtube).  Entonces se denunció la censura que hacía el canal. El sitio de memoria “Londres 38” lo hizo. Esta agrupación de derechos humanos señaló que se trataba de una censura que encerraba claramente un acto de impunidad: “Más que nunca es necesario y urgente evidenciar a los responsables y la exención de responsabilidad que rige en estos crímenes y en la violencia sistemática que ejerció el Estado sobre partidos, colectivos y organizaciones sociales. Invisibilizar la autoría de tales atropellos a los derechos humanos perpetúa la red de protección y pactos de silencio que encubren tanto a criminales como a las instituciones que los albergaron”.

 

El capítulo número 16 de la serie estuvo dedicado a la activista de derechos humanos y miembro de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos: Ana González . Ella era familiar de cuatro personas detenidas desaparecidas en dictadura: su esposo Manuel Recabarren, sus dos hijos Manuel Guillermo y Luis Emilio y su nuera Nalvia Rosa Mena, embarazada al momento de su desaparición. El episodio comparte el testimonio sobre su familia pero además su tarea de activista por la verdad y la justicia por las víctimas de la dictadura. Ana González falleció el 26 de octubre de 2018. No alcanzó a conocer la noticia de que los realizadores obtuvieron el premio Emmy por esta serie. Sin embargo estuvo presente en la premiación. Luego de la foto oficial uno de los realizadores de la serie mostró la foto de Ana González, quien los acompañaba en tan emocionante momento.

A pesar de que ningún canal de televisión abierta emitió esta serie el reflejo y el recuerdo acerca de las historias de víctimas de la dictadura fueron premiados. Finalmente la Memoria se hace presente a pesar de todo.

 

Serie Una historia necesaria, en YouTube https://www.youtube.com/channel/UClbjyNEiou5hf9ewRjnVZmA

 

 

 

 

Recent Posts
Contactanos

Nos interesa tu opinión! Por favor escribinos y te responderemos a la brevedad!

Not readable? Change text. captcha txt